viernes, 27 de febrero de 2015

CERVEZAS SAN MARTÍN (OURENSE)

La idea de crear una cervecera en Orense partió de un grupo inversor local liderado por la Caja de Ahorros Provincial de Orense. La ciudad de las Burgas estaba bien situada geográficamente  al ser un nudo natural de comunicaciones y desde que en 1833 alcanzó el rango de  capital provincial  había ido ganando  progresivamente importancia respecto a su provincia, sin embargo su potencia demográfica era pequeña.
Curiosamente es una de las pocas ciudades españolas en las que no hemos podido documentar la presencia de ningún productor local de cerveza entre el siglo XIX y XX. Época en que los pequeños productores fueron muy abundantes. Es probable que un estudio en profundidad de las fuentes nos permitiría descubrir si realmente Orense es una excepción. 
La ciudad se desarrolló como centro comercial y administrativo. Las familias que controlaban el comercio procedían a menudo de Castilla o Asturias. A nivel fabril destacaba la fundición de la familia Malingre en un entorno más bien poco industrializado.
Calle Cardenal Quiroga a principios del siglo XX.
En los años 60 Orense vive un periodo de crecimiento económico impulsado, en gran medida, por la llegada de divisas de los emigrantes y posteriormente por su el retorno. Este desarrollo tuvo en la persona de  D. Ricardo Martín Esperanza un destacado impulsor. "Caíto", que ese era su apodo, había sido uno de los tres primeros miembros de Falange en Orense, soldado durante la Guerra Civil y director de la Caja de Ahorros Provincial de Orense entre 1948 y 1974, además de Consejero Nacional del Movimiento, alcalde de la ciudad entre 1970-1974 y procurador franquista durante dos legislaturas.  Como presidente de la Caja de Ahorros alcanzó gran popularidad y tenía fama de conceder los créditos a pie de calle.
El retorno de los emigrantes impulsó el crecimiento urbanístico de la ciudad, financiado por la Caja Provincial,  y a principios de los 70 la oferta superaba a la demanda. Quizá, para intentar impulsar el crecimiento demográfico y poder vender las viviendas en construcción se impulsó el  polígono industrial de San Cibrao. En este polígono se instaló la fábrica de cervezas y maltería  "San Martín".
Fuente: Ourensenotempo.
En 1971 la constructora Nolasco levantó la fábrica de cervezas San Martín.. El momento no era bueno para el sector cervecero y marcas históricas como La Cruz Azul o El Laurel de Baco acabaron por cerrar sus puertas en 1973. Además en Galicia tenían profundo arraigo tanto Estrella de Galicia como Skol (fabricada en Vigo por A Barxa). San Martín era una cerveza especial, de más calidad, pero que no fue capaz de abrirse un hueco en el mercado local.
Se trató de una empresa con escasa producción, su cuota de mercado en España en 1972 fue del 0.44% y al año siguiente del 0.27% . En 1975 Mahou entró en su accionariado pero no logró mejorar sus magnitudes económicas. La empresa cervecera acumuló entre 1972 y 1977 pérdidas de 225,3 millones de pesetas, cuando su capital social era de 300 millones de pesetas, para hacer frente a esta situación en 1978 se efectuó una ampliación de capital y se redujeron gastos. En ese año Mahou intentó controlar la totalidad del accionariado, pero una minoría se negó  a vender.
San Martín fue una excepción en la trayectoria de Mahou, reacia, tras los fracasos de Gibraleón y el proyecto compartido de Novelda, a crear fábricas fuera de Madrid. Es cierto que había participado en la creación de Estrella de Levante y Estrella de África, pero a principios de los 70 estaba centrada en su particular batalla con El Águila por el mercado madrileño. Sin embargo no sólo se invirtió en Galicia, también  participó Mahou en una inversión en Portugal, "Cergal" cervecera que acabó siendo nacionalizada tras la Revolución de los Claveles.
En 1982 en una Junta Extraordinaria de Accionistas se indicaba que "San Martín era capaz de hacer buena cerveza, pero no hay clientes que la compren y la paguen" (García Ruiz y Laguna Roldán), ese mismo año se decidió cerrar la cervecera, y como podemos ver debió ser enseguida, pues las producción fue mínima.
ABC 27.02.1984
La prensa nos informaba de que en esos momentos la fábrica era propiedad en un 80% de Mahou y Germán Gesvas Díez, hijo de Ana Carolina Diez Mahou. El otro 20% estaban en manos de algunos trabajadores, emigrantes retornados, del senador orensano José Rodríguez Reza y del antiguo director de la Caja Provincial Domingo Álvarez González. Los accionistas locales intentaron frenar el cierre de la fábrica pero no fue posible y cerca de un certenar de empleados fueron despedidos.
ABC 13/01/1982
Sin embargo no se clausuró la maltería. El grupo Mahou compraba a empresas externas casi la mitad de la malta que consumía, por lo que durante algunos años mantuvo su actividad, sin embargo, la lejanía de las fábricas del grupo Mahou-San Miguel terminó por producir su cierre.
Expediente  de Concentración Económica C48/99. 1999
A la vez que se desarrollaba el drama del cierre de San Martín en los tribunales se juzgaba la supuesta  la compra de acciones de esta empresa de forma fraudulenta, acusando a Ricardo Martín Esperanza de utilizar  dinero de la entidad financiera en 1971 y 1972 para comprar acciones a su nombre. El juicio acabó con una condena a 15 años de prisión.
La Vanguardia. 10.03.1981
Respecto al material que San Martín nos ha dejado a los coleccionistas de cerveza, disponemos de una botella serigrafiada de litro, posavasos, etiquetas y algún cartel. Aquí cuelgo una pequeña muestra.
Botella de mi colección particular, resto de objetos Todocolección.
Posavasos de San Martín. fuente Todocolección.

Bibliografía:  
Las ciudades y el entorno urbano, reflexiones  en tiempos de crisis. VVAA.
 http://ourensenotempo.blogspot.com.es/2009/02/que-ninguen-se-confunda-isto-non-e.html
Nuestro agradecimiento a Ourensenotempo por permitirnos la reproducción de las fotografías de la fábrica.

1 comentario: